Que te quiera poca gente

15452182556_7985cda92d_bNo lo dijiste pero al final llegué a la conclusión que lo único que querías es que me quisiera poca gente. Eso está muy feo, como diría mi abuela malagueña. Al principio me lo tomé como un juego porque no tenía claro que me gustaras mucho, después un poquito más y entonces mucho menos. Tuve suerte de empezar a aburrirme de tus conversaciones y cuando uno se aburre no hay amor que valga. A mí no me importó nunca que fuéramos tan diferentes creyéndome yo diferente como todos lo hacemos. Diferente pero dispuesta a abrazar gente de todo tipo; ese tipo de creencia sobre la diferencia. Nos conocimos a través del sexo y luego empezamos a ser más personas de pie. Fue en aquel momento, de manera inesperada, cuando cualquier petición sexual te empezó a parecer obscena, como si no nos conociéramos de nada. O aun peor, como si lleváramos tanto tiempo juntos que pudiéramos ya ignorarnos. Eso será normal cuando sea normal, pensaba. Quizás cuando te quiera tanto que ya no me importe ignorarte, pero no por aquel entonces. ¡Qué feo estaba eso!

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s