Nuestras extrañas exigencias








Para que tú me ames, para que yo conserve
tu amor más alto y puro, sólo debo
-me dices-
cumplir un mandamiento:
no mentirte jamás, no mentirte siquiera
cuando más necesites que lo haga,
porque tú -me aseguras-
lograrás perdonar cualquier ofensa,
cualquier traición si la confieso.
Y así, con un engaño, mintiéndote y mintiéndome,
demandas mi franqueza más suicida.
            
Por tu parte,
para que yo te ame, para que tu conserves
mi amor más alto y puro,
sólo debes cumplir un mandamiento:
no dejar de mentirme, porque no lograría
amarte en tu verdad.
Lo que yo amo es tu forma de engañarme.
Por lo que a mí respecta, complaceré tu gusto:
te mentiré jurando que no miento,
y si logro tenerte para siempre engañada,
habrás de agradecerme un amor tan sincero
que no sienta el impulso de decir su verdad,
porque es la verdad la traición más cobarde
y nadie necesita su confidencia cruel
por más que la suplique.
            
Vicente Gallego, “La plata de los días” 1996

Anuncis

5 pensaments sobre “Nuestras extrañas exigencias

  1. Así quisiera recordarte,poderosa en tu entrega,destilando tu miedo -uva negra y pisadaen la barrica añeja de la sabia lujuria-para lograr tragarlo dulcementeconvertido en el vino que nos ofrece un dios.

  2. A mi sempre m'ha agradat aquest:Échale a él la culpa A José María Álvarez y Carmen MaríHoy te has ido de fiesta con amigas,y sin que tú lo sepas me regalasun tiempo de estar solo que ya empiezaa ser raro en mi vida, un tiempo útilpara intentar pensar en ti como si fueraslo que siempre debiste seguir siendocuando pensaba en ti: aquella persona,en todo semejante a cualquier otra,que una noche lejana tuvo el gestogeneroso y extraño de entregarme su amor.Pero el amor nos cambia, nos convierte en espíasridículos del otro, en implacables juecesque condenan sin pruebas y compartensus estúpidas penas con el reo.El amor nos confunde y trata ahorade que vea en tu fiesta una traición.Por huir de esa trampa me amenazocon los nombres que cuadran al que cae en su vacío:egoísta, ridículo, inseguro, celoso…Y como un ejercicio de humildad pienso en tidivirtiéndote sola: te imagino bailandoy mirando a otros hombres;al calor del alcoholconfiesas a una amiga algunas cosasque te irritan de mi sin que yo lo sospeche,y por unos instantes saboreasuna vida distinta que esta noche te tientaporque eres humana, aunque no me haga gracia.Ahora caigo en la cuenta de que dudascomo yo dudo a veces, y que también te aburres,y que incluso algún día habrás soñadofollar como una loca con el tipo que anunciala colonia de moda.Para calmarme un pocotras la última idea, yo me digoque el amor es un juego donde cuentanmucho más los faroles que las cartas,y procuro ponerme razonable,pensar que es más hermoso que me quierasporque existen las fiestas, y las dudas,y los cuerpos de anuncio de colonia.Lo que quiero que sepas es que entiendomejor de lo que piensas ciertas cosas,que soy tu semejante, que he pensado besartecuando llegues a casa; y que es el amor-ese tipo grotesco y marrullero-el que va a hacerte daño con palabrasabsurdas de reproche cuando vuelvas,porque ya estás tardando, mala puta.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s